Arma la playlist de tu vida

 In Uncategorized

Hace un año me propuse que durante los 365 días iba a elegir una canción diario a cualquier hora del día que expresara como me sentía en ese momento, ya fuera por un acontecimiento extraordinario o simplemente por cómo me había ido a lo largo del día. Hoy tomé uno de los vuelos baratos de una famosa aerolínea y la escuché. Lo increíble fue que muchas de ellas me llevaron a vivir el momento exacto que me hizo seleccionarla.

Como si estuviera viendo mi vida como si fuera una película musicalizada, las imágenes recorrían mi cabeza, cada escena era tan viva como el día en que sucedió, pero tenía de fondo la melodía que había elegido. Era como estar viendo un video o una fotografía y recordar aquel bello, triste, furioso o desgarrador momento. Me sorprendió lo que el cerebro puede hacer al ligar una canción con cierto momento de tu vida. No tienes una imagen para relacionarlo, todo depende de tu memoria y la capacidad que tengas para rememorarlo.

Recuerdo que comenzó a sonar una canción de banda llamada ‘Dime la razón’ y sentí como el frío recorría mi cuerpo, mi corazón se apretujó y el rostro de quien creía era el amor de mi vida se hizo presente en mi mente. Cerré los ojos y me recosté sobre el asiento, lo siguiente que pasó fue que reviví aquel momento de decepción. Parecía como si me hubiera ido al pasado y fuera un espectador de mi propia historia, una que ya había vivido.

Vi como me encontraba con ella en una d las bancas del parque que estaba cerca de la Universidad, ella agachó la mirada y con una voz tan suave que difícilmente podía escucharla, me decía que su expareja regresó y que le removió todos los sentimientos, por lo que quería volver a intentarlo con él y dejar lo nuestro, ponerle fin. “No imaginé que un día te perdería, no imaginé que así me dejarías, según yo creía todo iba perfecto, me sentía seguro de tu corazón”, cantaba Alex Rivera en Spotify mientras yo trataba de contener las lágrimas ante aquel recuerdo que me dejo un corazón roto y mil dudas. Nunca supe si lo que ella sintió por mí fue verdadero o sólo fui pasajero, un clavo tratando de sacar a otro y que no cumplió con su función.

Me sorprendí la capacidad que tiene nuestra mente para relacionar sucesos con una simple canción, ya sea una que contiene letra o sólo melodía. Es impresionante, porque el cerebro tuvo que recordar el momento exacto sólo pensando en el nombre de la canción que elegimos, aunque hubo algunas que las elegí porque las escuchaba en ese momento y quedaban a la perfección. Es sorprendente, así que los invito a que realicen este experimento y dentro de un año lo escuchen en la comodidad de un avión, en su casa o donde quieran, pero que estén tranquilos y sin que los molesten. De verdad, volverán a vivir aquellos momentos que les sucedieron.

Recent Posts