La biopsia como parte del proceso de una mastografía

 In Uncategorized

Hoy en día a menudo escuchamos términos como quistes, biopsia, cáncer, quimioterapia, etc. Y cada vez en personas más allegadas a a nosotros.

Es por ello que es importante estar informado y visitar a nuestro médico para revisar nuestro estado de salud, ya que un descubrimiento a tiempo sobre algún problema que pudiera tornarse grave pueda ser prevenido a tiempo.

Por ejemplo, el tema de los quistes en el mundo de la mujer.

Los quistes son sacos llenos de líquido que en su forma más simple no son cancerígenos y no necesitan ser verificados con una biopsia.

Si una masa no es un quiste simple, es de mayor preocupación y la biopsia puede ser necesaria para asegurarse de que no sea un cáncer.

Un quiste y un tumor pueden sentirse igual y también pueden verse iguales si estamos hablando de un estudio en una mastografía.

El médico debe estar seguro de que está ante un quiste para saber que no es cáncer. Para asegurarse de que una masa es realmente un quiste en la mama a menudo se requiere de una mejor herramienta para ver los sacos llenos de líquido.

Otra opción es usar una aguja fina para eliminar el líquido de la zona.

Si una masa no es un quiste simple (es decir, si es por lo menos en parte sólido), se deben realizar más pruebas de imagen para decidir si puede ser cáncer.

Algunas masas pueden ser observadas con mastografías regulares o ultrasonido para ver si cambian, pero otras pueden necesitar ser verificadas con una biopsia.

El tamaño, la forma y los márgenes de la masa pueden ayudar al radiólogo a decidir qué tan probable es que sea cáncer.

Cuando estas pruebas demuestren que se podría tener cáncer de mama, es probable que se necesite una biopsia.

La necesidad de una biopsia de mama no significa necesariamente que tienes cáncer. La mayoría de los resultados de la biopsia no dan resultados de cáncer, pero una biopsia es la única manera de averiguarlo.

Durante una biopsia, un cirujano retirará las células de la zona sospechosa para que puedan estudiarse en el laboratorio para ver si las células cancerosas están presentes.

Hay diferentes tipos de biopsias de mama. Algunos utilizan una aguja y algunos utilizan una incisión.

Cada una tiene ventajas y desventajas.

Por lo que de acuerdo al tipo que se usa dependerá de cuán sospechoso sea el tumor, cuán grande es, dónde está en el seno, cuántos tumores hay, otros problemas médicos que pueda tener y sus preferencias personales.

Pregúntale a tu médico qué tipo de biopsia tendrás y qué puedes esperar durante el procedimiento.

Si el médico piensa que no necesitas una biopsia, pero todavía sientes que hay algo mal con tu pecho, sigue entonces tus instintos. No tengas miedo de hablar con tu médico acerca de esto e incluso pide una segunda opinión.

Recuerda que una biopsia es la única manera segura de diagnosticar el cáncer de mama.

Independientemente del tipo de biopsia que se realice, un médico tendrá que tomar una muestra de tejido y enviarla a un laboratorio donde un especialista, llamado patólogo, examinará la muestra.

Por lo general tomará unos días, tal vez incluso más de una semana para tener los resultados. Una vez que los obtengas, es importante saber si los resultados son definitivos o si necesitas otra biopsia.

Y en este caso, también puedes decidir si deseas obtener una segunda opinión.

Recent Posts