Mito o realidad de los conductores

 In Uncategorized

Desde que tengo uso de razón recuerdo que siempre tuve la inquietud de manejar, pero no solo hacerlo y ya, sino manejar por carretera, un tráiler; trabajo que solo si te apasiona puedes realizar porque sin duda es muy pesado además de cansado, circunstancia por la que mucha gente tiene la idea errónea que los traileros hacemos uso de sustancias prohibidas para aguantar y rendir durante el trayecto, lo cual no es para nada cierto, no es necesario toda vez que lo primordial es alimentarse bastante bien, tomar las horas necesarias para descansar y siempre estar alerta ya que el camino requiere de toda la atención y reflejos e incluso existen señalamientos viales en todas las carreteras que te exhortan a no manejar cansado.

Cuando aún era muy niño mi papá me enseño a conducir en una camioneta por lo que tengo recuerdos gratos de la experiencia pero a mí no me interesaba tanto un coche o camioneta pues no se compara en nada, las dimensiones y peso pues a simple vista se observa la diferencia, eso es lo de menos en los tráileres se deben de saber hacer los cambios de velocidades y algunos tienen hasta dieciocho, frenar con motor, descender cuesta abajo aplicando freno, desenganchar el tractor y a estacionarse en un espacio reducido, creo que este es un trabajo igual que cualquier otro aunque si tiene una muy notoria desventaja.

El dejar de ver a la familia por varios días o hasta semanas cuando tengo que llevar la carga hasta los Estados Unidos cosa que pasa con mucha frecuencia. Aunque por otra parte existen una cantidad de paisajes bellísimos que aligeran un poco la soledad de los viajes pues cuando el otoño está presente todos los caminos son de color rojizo, en invierno cierran algunas de las carreteras de este país por seguridad ya que se ponen muy resbalosas debido a la caída de nieve.

Recuerdo que en una ocasión que viaje a hacer unas entregas a esta nación tuve un triste percance, una noche me encontraba en la autopista catorce en el estado de Washington cuando de pronto en medio de la oscuridad los faros alumbraron muy de cerca a un venado, esté se me atravesó en el camino he irremediablemente lo atropelle sentí una especie de nervios dado que no porque sea un animal se deja de sentir feo pero en esta situación es imposible hacerse a un lado para evitar arrollarlo puesto que es más peligroso intentar esquivarlo pues podría impactar otro vehículo y poner en riesgo la vida de otras personas incluyendo la mía más adelante me baje a revisar la defensa sufrió daños a pesar de que estos animales son muy ligeros el impacto fue tan fuerte que la desprendió casi por completo.

Normalmente casi a todos o la gran mayoría de los colegas nos gusta viajar por la noche ya que casi no encontramos tanto tráfico aunque debido a esto muchas veces es precisamente cuando se peca de imprudente y algunos compañeros conductores provocan accidentes por confiarse en la tranquilidad del trayecto nocturno por lo tanto yo recomiendo dormir diez horas antes de retomar el recorrido puesto que las circunstancias bajo las cuales se maneja no siempre son las mejores como cuando se tiene que manejar con neblina densa o entre curvas y si no se está bien descansado el trayecto se hace muy pesado y hasta se puede llegar a provocar una desgracia.

De modo que no solo se pone uno mismo en peligro si no también a nuestra familia que depende de nosotros y de nuestro ingreso, de igual manera a los demás conductores en la carretera pues es mucha responsabilidad la que se tiene en las manos por lo que estoy completamente consiente de lo que digo cuando aseguro yo como conductor de tráiler que uno o al menos yo, no ingiero ningún tipo de sustancia toxica. Amo a mi esposa e hijos al igual que mi trabajo el cual cumplo con total responsabilidad y sensatez.

Recent Posts